Hace unos minutos se ha presentado el rediseño de la imagen corporativa de Correos en la sala de exposiciones de la Oficina Principal de Correos situada en Palacio de Cibeles en Madrid. Aun conservando el característico amarillo y el símbolo de la cornamusa o corneta postal de Cruz Novillo, el logotipo ha pasado por un rediseño en el que la sencillez y el minimalismo son protagonistas.

Durante el acto han intervenido Juan Manuel Serrano, Presidente de Correos, así como, Eva Pavo, Directora de Comunicación y Marketing de la compañía, quienes han expuesto las novedades implantadas en esta nueva etapa de la entidad. Entre ellas, el nuevo claim: «Los nuevos tiempos llegan por correo» que, según Eva Pavo, «define de forma contundente lo que ha sido el pasado de Correos, lo que es el presente de Correos y lo que será el futuro de Correos».

Lo más llamativo de este rebranding es la actualización de la icónica corneta postal. Tratándoselos de Summa —y tras ver otras actualizaciones de marca que ha realizado como el nuevo escudo del Barça—, la sencillez y el minimalismo no sorprenden en absoluto. Lejos de cambiar por completo el icono, lo han simplificado eliminado elementos. En este caso, se ha eliminado de la composición los círculos que construían la corona –un proceso de simplificación por el que ya pasó en los años 2000 cuando se rediseñó este icono—.

Antes | Después

Se ha creado un nuevo sistema visual compuesto por elementos geométricos en amarillo y azul oscuro —extraídos de la propia forma de la corneta y la corona— que servirán para crear de forma dinámica diferentes piezas de comunicación. También se ha diseñado una nueva tipografía, la Cartero en sus versiones bold, regular y light.

Según el Presidente y la Directora de Comunicación de Correos, esta actualización de la marca es el «reflejo de los nuevos tiempos que afronta la compañía».

También lo entienda así el hijo de Cruz Novillo. Pepe Cruz, a pesar de ser un poco reticente a cualquier cambio que sufra el tan querido logo que dibujó su padre, comprende el porqué de este redisño: «Le agradezco mucho a Summa y a Mir que pudiendo haber cambiado todo, hayan conservado lo esencial del trabajo de mi padre. Yo hubiera hecho lo mismo. Creo que es una marca tan autentica que realmente es insustituible en cierto modo. Y Summa que sabe mucho de esto lo han percibido también. Me parece bien la idea de dejar el wordmark y dejar solo la cornamusa. Tengo una especie de enamoramiento casi filial con este dibujo desde que se lo vi dibujar a mi padre en el 77, y por eso, en ese sentido, cualquier cosa que se le haga me parece mal. Pero lo digo con todo el respeto y entendiendo perfectamente cómo los motivos que aduce Summa relacionados con el entorno digital —que tienen que ver con la súper reducción—, están bien conseguidos. Otra cosa es que, creo que la marca del 77 ya reducía muy bien. Ni siquiera fui partidario de ese cambio que hubo hace unos años cuando se sustituyó esa parte tan refinada de la corona de una doble o triple bola por una simple. Así que ahí me debato entre la comprensión hacia lo que ha pasado y el recuerdo de una marca, la que dibujó mi padre en el 77, que en mi opinión fue maravillosa». 

Junto con el rediseño de la marca, también se ha presentado la nueva campaña de publicidad; «una innovadora campaña, súper rompedora respecto con todo lo que ha hecho la compañía hasta el momento», afirman.

La campaña cuenta con un spot de televisión, dos cuñas de radio, piezas en prensa, carteles e incluso un cuño: «Como hemos modernizado nuestra imagen también hemos modernizado nuestra comunicación. Es ligera, fresca, auténtica, algo irreverente, moderna», explicaba Eva Pavo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *